fbpx

Vive el COVID19 con serenidad: Parte 1 – El secreto está en la jerga

El difícil acceso a la información objetiva sobre el COVID19

Desde el inicio de la crisis sanitaria nos hemos acostumbrado a escuchar a diario un montón de datos sobre los estragos del COVID19 en la población. Sin embargo, pocas personas conocen en profundidad cuál es el origen y el significado real de estos datos.

La mayoría de la población no es consciente de que la información que recibe es filtrada por los medios de comunicación que la distribuyen. Y el objetivo principal de estos medios de comunicación, que son los intermediarios entre la fuente y la población de a pie, no es distribuir la verdad es aumentar sus niveles de audiencia. Por eso nos ofrecen la versión de los datos que más nos engancha, aquella que nos produce miedo.

La mejor forma de conocer la realidad de la situación sin entrar en pánico es acudir a las fuentes. Y en España la fuente oficial de datos sobre la epidemia del COVID19 son los informes del Instituto de Salud Carlos III.

¿Pero has probado a leer uno de los informes del ISCIII? ¿Has entendido algo?

Esto es lo que percibe la persona de a pie al leer un informe del ISCIII

El problema es que el acceso a la información objetiva es difícil para la población general porque los medios de comunicación distorsionan la información y las instituciones no saben comunicar los datos de una forma asequible para la mayoría de las personas.

Por ello es necesario educar a la población para que sea capaz de esquivar las distorsiones catastrofistas de los medios y de comprender correctamente los datos que nos ofrecen las fuentes.

Yo quiero contribuir a ello y para aportar un granito de arena a la situación he escrito dos artículos. El primero, el que estás leyendo, va a aportarte las herramientas conceptuales que necesitas para comprender la información epidemiológica de las fuentes sin abrumarte. El segundo te ofrecerá las herramientas para que seas capaz de evitar las distorsiones catastrofistas de la situación que difunden los medios poniendo en contexto los datos que te ofrecen.

Para mantener la serenidad domina la jerga epidemiológica 

¿Qué es la epidemiología? La epidemiología es la rama de la ciencia que estudia el desarrollo de las enfermedades en la población. Para estudiarlas utiliza varios conceptos básicos que nos ofrecen datos importantes sobre el estado y el avance de una enfermedad. Sin embargo, la inmensa mayoría de la población no recibe directamente los datos de los informes epidemiológicos, los recibe a través de los medios de comunicación masiva. Las cadenas de televisión, las radios y los periódicos se encargan de registrar y distribuir los datos a la población general.

Y aquí comienza el problema. Por un lado, los medios de comunicación descontextualizan la información que distribuyen, y lo hacen de una forma sesgada que maximiza la gravedad de la situación. Por el otro lado, la inmensa mayoría de la población no conoce cuál es el significado real de los datos que está recibiendo y eso hace que no puedan acudir a las fuentes para ponerlos en contexto y que acaben aceptando una visión distorsionada de la epidemia que tiende al catastrofismo.

Para poder vivir esta situación con serenidad debes ser capaz de contextualizar estos datos, sino estarás expuesto a las medias verdades y a las distorsiones catastrofistas que nos ofrecen los  medios de comunicación masivos. Pero no podrás hacerlo sin conocer los conceptos básicos de la epidemiología. 

¿Cuáles son estos conceptos?

Los cinco conceptos más relevantes de la epidemiología son:


 La incidencia


 La prevalencia


 Los casos totales


 La letalidad 


 El número de reproducción básico

Para que me entiendas, querer interpretar de forma adecuada la información que te brindan los medios o las fuentes sin conocer estos conceptos es como querer jugar un partido de fútbol sin conocer las reglas que rigen el juego. Y eso va a conducirte a un montón de equívocos que van a distorsionar tu imagen del panorama y a causarte ansiedad. 

Para dotarte de las herramientas que necesitas para poner en contexto los datos que te ofrecen los medios de comunicación hoy vengo a traerte una explicación muy amena de estas cinco variables básicas de la ciencia epidemiológica y de cuáles son los números del COVID19 en cada una de ellas.

¿Qué es la prevalencia? 

La prevalencia de una enfermedad es la proporción de personas de una población que padecen la enfermedad en un momento determinado del tiempo. Nos ofrece información sobre la cantidad total de casos activos en el momento del análisis.

 

Para que lo comprendas mejor te voy a poner un ejemplo. Imagínate que existe una diminuta tribu en medio de la selva amazónica constituida por 12 personas. Se los conoce como la tribu de los Kurutu y nosotros nos proponemos estudiarlos.

Al llegar descubrimos que en la tribu se ha desarrollado una rara enfermedad que tiñe de color azul la piel de quien la padece. Nosotros, intrigados, queremos saber a cuántos kurutues afecta. Y descubrimos que a la fecha de nuestra llegada, 4 de las 12 personas de la tribu padecen la enfermedad azul. Entonces, la prevalencia de la enfermedad en ese momento es de 4 afectados de 12 kurutues o, lo que es lo mismo, del 33,33% de la población.

¿Cuál es la prevalencia del COVID19? 

¿Te has dado cuenta de que tanto los medios como las instituciones oficiales no ofrecen el dato de la prevalencia? Esto es porque el número de casos activos de una infección como el COVID19 es difícil de determinar por varios motivos:


 Es muy variable. La prevalencia es una medida más sencilla de determinar en enfermedades crónicas porque los síntomas se extienden durante un largo periodo de tiempo y de forma homogénea entre todos los enfermos. Sin embargo, el tiempo de convalecencia por COVID19 varía mucho porque depende de la gravedad de los síntomas. Esto hace que el número de personas que tienen o que dejan de tener la enfermedad fluctúe de una forma irregular y la prevalencia sea difícil de determinar.


 La mayoría de los positivos no presentan síntomas. El criterio seleccionado para determinar si una persona está enferma de COVID19 no está siendo el criterio clásico, es decir, la presencia de síntomas relacionados con la enfermedad, sino que está siendo el resultado de una prueba diagnóstica, la PCR. Por eso se está considerando como enfermos a personas asintomáticas. El problema es que a día de hoy el 60% de los positivos no presentan síntomas y eso hace muy difícil determinar cuándo pasan a formar parte de los casos activos o cuándo dejan de serlo.


 A muchos de los casos confirmados no se les hace un seguimiento cercano en los centros médicos. Esto también dificulta controlar el número de casos activos en cada momento.

¿Qué es la incidencia? 

La incidencia es la proporción de personas que han adquirido una condición respecto al número total de la población. Simplificando, podríamos decir que es la medida que nos ofrece el número de nuevos casos que se han dado en un periodo determinado de tiempo. Es una medida útil porque proporciona información sobre la velocidad de expansión de una enfermedad en diferentes momentos.

Volviendo al poblado de nuestros amigos los Kurutu, imagina que tras llevar dos semanas en su poblado observamos que a los cuatro casos existentes se les suman otros dos. Entonces diríamos que la incidencia entre el día de nuestra llegada y el final de la primera semana sería de 2 nuevos casos de 12 kurutues, es decir, del 16,67%.

¿Cuál es la diferencia entre la incidencia y la prevalencia y cómo se relacionan?

La diferencia radica en que mientras la prevalencia de una condición hace referencia a la cantidad de afectados activos de esa condición en el momento en el que se mide, la incidencia hace referencia al número de nuevos casos en un periodo de tiempo. 

Esto puede llevarnos a pensar que la incidencia y la prevalencia son directamente proporcionales, es decir, que un aumento de la incidencia siempre hace aumentar la prevalencia, pero no es así. Que haya habido nuevos casos de una enfermedad no tiene porque aumentar la prevalencia de la enfermedad.

Esto es porque existe otro factor a tener en cuenta que son las personas que se recuperan de la enfermedad y aquellas que fallecen a causa de esta. Esas personas dejan de tener la enfermedad y por lo tanto hacen disminuir la prevalencia.

Para que la incidencia haga aumentar la prevalencia, la incidencia tiene que ser mayor que el número de recuperados o fallecidos, si no la prevalencia disminuye. Aquí te dejo un dibujo que puede ayudarte a entenderlo mejor:

La prevalencia, el número de casos activos depende de dos variables. La incidencia es la entrada de nuevos casos activos y los recuperados y los fallecidos son la salida. Si el flujo de la entrada es mayor que el de la salida la prevalencia aumenta, si el flujo de la salida es mayor que el de la entrada la prevalencia disminuye.

¿Cuál es la incidencia del COVID19?

Bien, lo que debes entender es que la incidencia es un dato variable. Varía en función del intervalo de tiempo en el que quieras medirla. En España se suele medir la incidencia diaria, que es la franja de tiempo mínima en la que se pueden registrar de forma adecuada los nuevos casos.

Los medios también suelen ofrecernos este dato, lo hacen cuando nos informan sobre los sobre los nuevos casos diarios de COVID19.

La incidencia diaria es un número que varía enormemente en función del punto en el que se encuentre la epidemia. Por ejemplo ayer, 19 de agosto fue de 6671 nuevos casos registrados, el 28 de junio fue de 208 nuevos casos y el 29 de marzo fue de 9159 casos.

La famosa curva toma la incidencia diaria como el parámetro principal.

¿Qué son los casos totales?

Los casos totales de una enfermedad son la cantidad de personas afectadas por una determinada enfermedad a lo largo del periodo de tiempo que se ha seleccionado para estudiar. Si la prevalencia nos ofrecía el número de casos activos en el momento del análisis, el número de casos totales nos muestra la cantidad de casos registrados, activos o no hasta el momento del análisis.

De vuelta a nuestra tribu, imagina que queremos saber cuántas personas han padecido la enfermedad azul en el último año. Preguntamos a los miembros de la tribu y nos cuentan que en el último año la han padecido 6 de los 12 miembros de la tribu. Eso quiere decir que los casos totales de enfermedad azul en la comunidad Kurutu en el último año han sido 6, en porcentaje un 50% de la población.

¿Cuál es la diferencia entre la prevalencia y los casos totales?

La prevalencia hace referencia al número de personas que en el momento concreto en el que se captan los datos están padeciendo la enfermedad. Por lo tanto, hace referencia tan sólo a los casos que en el momento estudiado están activos.

El número de casos totales, sin embargo, es una medida histórica, porque hace referencia al número de personas que han padecido la enfermedad dentro de una franja de tiempo determinada y en ella se cuentan tanto los que continúan activos como los que no. 

Podríamos decir que la prevalencia es como la foto de un momento determinado de la enfermedad, en ella solo figuran los casos activos. Y los casos totales son más parecidos a un vídeo que dura el lapso de tiempo estudiado y en él quedan registrados tanto los casos que están activos al acabar el film como los que se han curado o han fallecido a medida que el tiempo de grabación avanzaba.

.

La prevalencia se parece a una fotografía del momento del análisis, en ella sólo aparecen los casos que en el momento del análisis están en escena como activos. Los casos totales, sin embargo, se parecen más a una grabación de vídeo porque nos ofrecen todos los casos que han pasado por la escena, estén o no activos al final de la grabación.

¿Cuál es el número de casos totales de COVID19 desde el inicio de la epidemia?

Este es un número fácil de encontrar. A día de hoy el número de casos totales en el mundo asciende a 23,9 millones, y en España a 413 milSin embargo, tienes que saber que el número puede variar considerablemente en función de la fuente que revises, porque suelen utilizar criterios de contabilización diferentes.

También tienes que entender que a día de hoy se trata de un número provisional fijado a través de los datos que tenemos disponibles actualmente, por eso es muy probable que cambie a medida que todos los datos disponibles se recopilen.

¿Qué es la letalidad de una enfermedad?

La letalidad es una medida que nos muestra la capacidad de una enfermedad para producir la muerte en aquellos que la padecen. Al igual que la prevalencia y la incidencia, se expresa en forma de porcentaje.

La letalidad de una enfermedad es el porcentaje de casos que acaban siendo mortales respecto al número de casos totales en un periodo de tiempo determinado en una población concreta. 

Para comprenderlo mejor volvamos al poblado de los Kurutu. Tras dos meses allí, no hay nuevos casos de enfermedad azul, sin embargo, 2 personas de las 6 que habían contraído la enfermedad azul mueren a causa de ella. Si pasamos ese número a porcentaje, encontramos que la letalidad de la enfermedad azul entre los kurutues es del 33,33%

Dos de los seis casos confirmados de enfermedad azul han fallecido a causa de la enfermedad, por lo tanto la letalidad de la enfermedad azul entre los kurutues es del 33,33%

¿Cuál es la letalidad del COVID 19?

Pues bien, eso depende del grupo de población que analicemos. Si analizamos el conjunto de la población mundial encontramos que a día de hoy (20/08/2020), de los 22,4 millones de casos confirmados han habido 788 mil fallecidos por COVID19, lo que quiere decir que a nivel mundial la letalidad de la enfermedad es del 3,5%.

En lo que respecta a la letalidad del virus en España, hallamos que de 371 mil casos confirmados han fallecido 29 mil personas, lo que quiere decir que la letalidad del virus en la población española es del 7,8%.

¿Qué es el número básico de reproducciones?

Lo primero que tenemos que entender es que, a diferencia de la prevalencia, la incidencia o la letalidad, el número básico de reproducciones -abreviado como (R0)- no es un número real, es un parámetro teórico. Esto significa que no se obtiene directamente de la contabilización de objetos o eventos, sino que se obtiene a través de un cálculo estimatorio.   

¿Y qué estima el (R0)? A través del cálculo de (R0) se estima la velocidad con la que una enfermedad puede propagarse en una población (artículo). 

Representación gráfica del número básico de reproducción de una enfermedad con R0=2

Concretamente nos ofrece una estimación del promedio de personas a las que puede infectar una persona infectada.

¿Cuál es el R0 del SARS-CoV-2?

El R0 del SARS-CoV-2, que es el virus que causa el COVID19, es de 1,5 a 3,5 (artículo). Eso quiere decir que se estima que cada persona infectada de promedio puede infectar entre 1,5 y 3,5 personas. 

Representación gráfica de la estimación más elevada del R0 del SARS-CoV-2. Según esta estimación cada persona infectada, de promedio, puede infectar a 3,5 personas.

Con todo, tenemos que comprender que el R0 de una enfermedad evoluciona continuamente porque es una medida relativa y dinámica, cambia en función de muchos factores variables. Estos factores pueden clasificarse en cuatro grandes grupos:


 Las características de la población en la que se desarrolla la epidemia


 Las medidas sanitarias tomadas para controlarlo


 Las mutaciones producidas en el virus


 Quién calcula el R0

Por eso, recuerda que el R0 no es un número definitivo; es un número que va a cambiar continuamente con el tiempo.

CONCLUSIÓN

Si quieres ser capaz de interpretar de una forma adecuada la información que te brindan los medios de comunicación y sus fuentes, es necesario que comprendas la terminología básica que se utiliza en la ciencia epidemiológica. 

Ahora que ya conoces los conceptos más básicos tienes las herramientas fundamentales que necesitas para poner en contexto los datos que te ofrecen los medios de comunicación. Por eso te invito a leer el siguiente artículo de la serie, en él te enseñaré las estratagemas más importantes que utilizan los medios masivos de comunicación para mantenerte enganchado a su información y pondré en contexto los datos con los que suelen bombardearte

REFERENCIAS

  • Alejandra Moreno-Altamirano, Sergio López-Moreno, Alexánder Corcho-Berdugo. 2007 Principales medidas en epidemiología.
  • Ministerio de sanidad. 26.08.2020. Actualización nº 193. Enfermedad por el coronavirus (COVID-19).
  • Benjamin Ridenhour, Jessica M. Kowalik, and David K. Shay. 2018. El número reproductivo básico (R0): consideraciones para su aplicación en la salud pública.
  • J Ena , R P Wenzel. 2020. Un nuevo coronavirus emerge.

1 comentario en «Vive el COVID19 con serenidad: Parte 1 – El secreto está en la jerga»

  1. Buenas tardes Karim , gracias por este articulo lo leí con mi esposa y bueno fue todo un proceso de nueva y valiosa información , que nos hace reflexionar sobre lo alarmante que pueden ser las comunicaciones, estaremos muy atentos al siguiente articulo. Bendiciones por esta gran labor #ABRAZOROMPEHUESOS desde Ecuador.

    Responder

Deja un comentario